Copyright 2017. LiberandoAlCautivo.com. All rights reserved.

 

LiberandoAl Cautivo.com​

​          Sirviendo a un Dios Vivo

                                                                                   ¿DIOS ESTÁ EN CONTROL DE TODO?



¡Que Dios nos dé su paz!

Si Dios está en control de todo, entonces cuando Cristo reprendió la tormenta, estaría contradiciendo a su Padre.

Este tema es bastante difícil de abordar. No es que pretenda minimizar o restar el poder de Dios, sino que trato de comprender su realidad. Anteriormente escribí un estudio titulado: "Dios todo lo puede, pero no todo lo hace".

Recordemos que Dios creó todo lo que existe. Creó la tierra, animales, plantas y todo lo que hay en ella. Luego creó al hombre y lo puso al frente de todo. Le advirtió lo que le sucedería si desobedecía su mandato de no comer del árbol del conocimiento del bien y del mal. El hombre desobedeció y comió del árbol, prefiriendo obedecer a Satanás. Desde ese momento hasta el día de hoy, tanto la tierra como todo lo que existe está bajo maldición. Cuando creó todas las cosas y luego creó al hombre y lo puso al frente de todo, su propósito era que el hombre fuera completamente feliz.

Génesis 2:18: "Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él."

Génesis 2:21-22: " 21Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. 22Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre."

Génesis 2:25: "Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban."

Podríamos decir de cierto modo, que durante ese período de tiempo, Dios estaba en control de todo. Después de la caída del hombre, no es que Dios haya perdido algún poder, sino que Él es obediente y se sujeta a su palabra. Lo que estamos sufriendo hoy, proviene de lo establecido en Génesis 3:2-3.

Génesis 3:2-3: " 2Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis."

Jehová Dios podría desestimar la advertencia que hizo al hombre en Génesis 3:2-3, pero entonces estaría faltando a su palabra, y eso no es posible. Desde la caída, la humanidad nos hemos estado quejando de todo lo malo, lo negativo que ocurre. A menudo escucho a la gente quejándose de todo y preguntándose, ¿Por qué Dios permite esto? Simplemente podría decirles a estas personas, que todo es fruto de nuestra desobediencia. El Señor, a través de sus diferentes Dispensaciones y Pactos ha tratado, es decir, nos ha dado la oportunidad de vivir mejor. El hombre, debido a su condición pecaminosa, continúa desobedeciendo y rebelándose.

Romanos 1:21-23: " 21Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22Profesando ser sabios, se hicieron necios, 23y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles."

Desde la caída del hombre, Dios ha hecho todo lo permitido por su Palabra, para darle una vida de calidad a los seres humanos. El hombre ha rechazado, ha violado todas las leyes de Dios. Aún así, muchos piensan y dicen que todo lo malo que les sucede es culpa de Dios.

Romanos 1:24-25: " 24Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén."

Dentro del hombre reside la concupiscencia de la carne, que nos incita a todo lo que es pecado. Le llamamos a lo bueno malo y a lo malo bueno. Nos dejamos seducir por los deseos de la carne, rechazando todo lo que procede de Dios; escogemos la inmundicia. Todo lo anterior lo podemos ver hoy en cada esquina, cada vez más y más aberraciones a la voluntad de Dios.

Romanos 1:26-27: " 26Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, 27y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío."

A veces escuchamos a la gente quejarse porque hay niños que desde pequeños presentan tendencias homosexuales. En ocasiones, aún ministros se muestran confundidos al ver la realidad de estas cosas. Cuando estas dudas afloren a nuestra mente, debemos acudir a la Palabra de Dios, porque ahí es donde encontraremos la respuesta.

Romanos 1:28-32: " 28Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen; 29estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades; 30murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres, 31necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia; 32quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican."

El Señor nos ha dado el libre albedrío, para poder escoger entre el bien y el mal. Generalmente el hombre natural escoge el mal, porque esa es la tendencia de la carne.

Cuando llegó el tiempo, se realizó la promesa que Dios hizo al hombre.

Génesis 3:15: "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar."

Esta fue la promesa dada, la venida del Señor Jesucristo, quien moriría en la cruz del Calvario para darnos salvación y vida eterna. Ahora se nos brinda la salvación por gracia. Sólo tenemos que aceptar a Jesucristo como nuestro único y exclusivo salvador y la recibiremos. El Señor pagó el precio en la cruz del Calvario. Ya no tenemos que realizar ninguna obra para recibirla. Las obras las realizaremos, porque esa salvación que sentimos dentro, nos estimula, nos inspira a hacerlas.

A veces, por algunas citas bíblicas, muchos ministros entienden que el Señor está en control de todo.

San Mateo 10:30: "Pues aun vuestros cabellos están todos contados."

Para mí, el versículo anterior significa que el Señor lo sabe todo. En ocasiones, nosotros los creyentes tenemos en nuestras mentes enseñanzas que hemos recibido en diferentes congregaciones, pero que en realidad no es lo que encontramos en la biblia. Algunos dichos no bíblicos se han repetido tanto, que pensamos que están en las escrituras.

"Ni una hoja de un árbol se mueve si no es la voluntad de Dios".

Con estos dichos debemos tener mucho cuidado, pues podrían confundir nuestro entendimiento de la Palabra de Dios. Nuestro anhelo como cristianos debe ser, escudriñar la Palabra, para recibir el verdadero mensaje de Dios. No debemos aferrarnos a creencias y doctrinas de hombres. Debemos desear llegar a conocer el verdadero evangelio.

Si Dios está en control de todo, entonces ¿cómo podríamos explicar los fenómenos naturales que a veces causan tanto daño? ¿Cómo explicaríamos las desgracias y enfermedades catastróficas que nos destrozan? Si continúo señalando las diferentes atrocidades que ocurren en nuestro diario vivir, no tendría fin.

Hermanos, Dios lo sabe todo, lo puede todo, está en todas partes, etc., pero además de todo esto, Él está sujeto a su propia palabra. Él le advierte a la humanidad lo que debe y lo que no debe hacer, es decir, su voluntad; pero el hombre tiene el libre albedrío para escoger hacer lo que desee. Desgraciadamente, debido a su condición pecaminosa, el hombre generalmente escoge andar o vivir fuera de la voluntad del Señor. El Señor por su bondad, siempre le presenta alternativas al hombre para que pueda acercarse a Él.

Hermanos, en resumen, repetiré que Dios posee todos los atributos mencionados anteriormente, pero se sujeta u obedece a su palabra. Luego de haberle desobedecido, Él nos brinda opciones, pero siempre mantiene su palabra. Por el hombre haber desobedecido a Dios y escuchado a Satanás, es que estamos pagando las consecuencias del pecado. Entiendo que Dios no está en control de lo que el hombre acepta o rechaza, usando el libre albedrío que recibió de Dios. Aún la naturaleza se siente con cierta incapacidad y desea estar bajo el completo control del Señor.

Romanos 8:19-22: "19Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. 20Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; 21porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. 22Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora;"

Espero que este estudio le ayude a entender cuál ha sido la causa de lo que ocurre en nuestro mundo. El anhelo y la voluntad de nuestro Dios, es que podamos vivir disfrutando de su amor y sus bendiciones.

Pastor Álvaro Rolón