Copyright 2017. LiberandoAlCautivo.com. All rights reserved.

 

LiberandoAl Cautivo.com​

​          Sirviendo a un Dios Vivo

                                                   CUANDO EL HIJO DEL HOMBRE VENGA EN SU GLORIA


¡Que la paz del Señor reine en vuestros corazones!

San Mateo 25:34b: “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo”.

San Mateo 25:41b: “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles”.

San Mateo 25:46: “E irán estos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”.

El Dr. Scofield hace el siguiente comentario en su Biblia anotada, página 996:

“Este juicio debe distinguirse del juicio del gran trono blanco. Aquí no hay resurrección; los que comparecen ante el juicio son los miembros de las naciones que en ese tiempo viven sobre la tierra; no se abre ningún libro; el juicio se efectúa al venir Cristo, y la escena es terrenal”.

Demos gracias al Señor por la revelación que les fue dada al Dr. Scofield y a otros hombres de Dios. Gracias al Señor por usar estos hombres, quienes nos han bendecido a nosotros con sus revelaciones de parte de Dios.

Espero que este comentario sirva para iluminar a personas que andan buscando en la Biblia alguna cita que los condene a ellos o a alguien más. Como he comentado anteriormente sobre otras porciones de la Palabra que aparentemente señalen alguna posibilidad de perder la salvación eterna, aquí también lo haré.

Siempre que separamos un texto bíblico de su contexto, el significado o el mensaje que quiere transmitirnos se nubla, se oscurece, se tergiversa. Continúo recalcando que el que hace esto está cometiendo un grave error, que puede causar mucho daño. Los versículos que han sido citados aquí, nos guían inmediatamente a pensar en nuestra salvación eterna y en la posibilidad de perderla. Nuestro Señor no quiere que vivamos atemorizados, Él nos libró del infierno y de la muerte en la cruz del Calvario.

Desde el capítulo 24 hasta el 25 de San Mateo, nuestro Señor pronuncia “El discurso del monte de los Olivos”. Desde comienzos de este discurso, Cristo empieza a referirse al fin de la era presente, es decir, habla del principio de dolores y de la gran tribulación. Lo que se lee en las tres citas bíblicas que están al principio de este tema, ocurrirá en la segunda venida de Jesucristo.

San Mateo 25:31: “Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria”.

Creo que luego de leer la cita bíblica anterior, queda establecido de qué tiempo se está hablando en las tres citas del principio de este tema. En este tiempo, nuestro Señor juzgará a los que estuvieron en la tierra mientras que “el remanente fiel” predicaba. Les juzgará de acuerdo con su comportamiento con “este remanente fiel”. Esa conducta será lo que determinará los resultados del juicio. Si te queda alguna duda de lo comentado aquí, te recomiendo leer San Mateo capítulos 24 y 25.

Al final del Milenio

Apocalipsis 20:7: “Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión”.

Será suelto por un poco de tiempo y engañará a algunas naciones y pelearán en la batalla junto a él. Estas naciones serán consumidas por el fuego divino. Entonces Satanás será lanzado en el lago de fuego y azufre, por los siglos de los siglos. Se efectuará el juicio del “Trono Blanco”. En este juicio final, como Dios es un Dios justo, los incrédulos tendrán oportunidad de defenderse. Algunos alegarán que merecen ser salvos, como lo podemos ver en el siguiente ejemplo:

San Mateo 7:22-23: “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

Hermanos, tomo una pausa para señalar el hecho de que aquí se está hablando a Ministros, y se está hablando en plural. Cuidémonos de cómo estamos ejerciendo nuestros ministerios, y cuáles son nuestras motivaciones.

Nosotros reinaremos con Cristo por toda la eternidad. Amén.

(Leer: Juan 14:1-3; Apocalipsis 21:9-22)

El Juicio de los Impíos

Hechos 24:15: “Teniendo esperanza en Dios, la cual ellos también abrigan, de que ha de haber resurrección de los muertos, así de justos como de injustos”.

Este pasaje nos revela que tanto los justos como los injustos serán resucitados de los muertos. Esta escritura no nos explica si esas resurrecciones van a ser simultáneas, es decir, al mismo tiempo, o si los muertos en Cristo resucitarán primero que los impíos o viceversa.

San Juan 5:28-29: “No os maravilléis de esto; porque vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación”.

En este otro pasaje queda establecido que ambos, tanto los salvos como los impíos serán resucitados, pero tampoco indica el orden de esas resurrecciones.

1 Corintios 15:23: “Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida”.

Esta escritura arroja un poco más de luz sobre el orden de las resurrecciones, pero todavía no está tan claro.

Apocalipsis 20:5ª: “Pero los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años”.

Esta es la porción bíblica que en realidad nos deja ver claramente el orden de las resurrecciones. La resurrección de los impíos será al finalizar el milenio. Ellos comparecerán ante el “Trono Blanco”, y serán juzgados de acuerdo a sus obras. Luego serán lanzados al lago de fuego.

Apocalipsis 20:15: “Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”.

Aquí se señala, pero no se describe la resurrección corporal de los impíos, pero sea cual fuere, serán lanzados al lago de fuego.

Amigo, aceptando a Jesucristo como tu único y exclusivo Salvador, serás sellado con el Espíritu Santo y recibirás la Salvación Eterna. No esperes más; todavía estás a tiempo. Que Dios te ayude y te bendiga. Amén.

Pastor Álvaro Rolón​