DE CUMPLIDOR FARISAICO A DADOR ALEGRE

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello”. San Mateo 23:23 y San Lucas 11:42

Este pasaje bíblico ya fue comentado en una sección anterior, pero para una mejor comprensión de lo que aquí expondré, es necesario un leve repaso. En este pasaje, Jesús está pronunciando juicio contra los fariseos. Esta escritura no está dirigida a los cristianos. Aunque había llegado la gracia de Dios, estos fariseos permanecían atados a la ley por su propia voluntad. Jesús les recuerda que la ley había que cumplirla en su totalidad. Si cumplían con una parte y dejaban otra, no habían logrado nada. Si en realidad querían vivir bajo el yugo de la ley, de la misma manera que diezmaban de todo, también tenían que cumplir con la justicia y el amor de Dios. De igual manera, el cristiano que hoy día diezma como un deber, es decir, como requisito, también debe cumplir con todos los demás requisitos de la ley.

Gálatas 3:13: "Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)."

Gálatas 3:10: "Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas."

Muchos de estos fariseos diezmaban y daban para ser vistos y reconocidos por la gente. Otros lo hacían para lograr subir o escalar alguna posición eclesiástica de prestigio. Se podría seguir argumentando sobre esta conducta farisaica. Me pregunto, ¿había alguna diferencia entre esta conducta y la conducta de cristianos que son guiados por motivaciones similares? ¿Qué podemos decir del que diezma y ofrenda para que se le invite a cantar en la tarima, para ser visto por televisión, videos y ser escuchado por radio? ¿Qué de los que buscan reconocimiento? ¿No es esto fariseísmo? ¿Qué del que diezma y ofrenda para pagar su cuota como miembro de cualquier club de mucho nombre? ¿No estarán algunas iglesias promoviendo el fariseísmo como estrategia para recaudar dinero? Se podría hacer muchas, pero muchas preguntas de esta clase y llegaríamos a la conclusión de que es demasiado el fariseísmo que se está viviendo en muchas congregaciones.

Porque Dios ama al dador alegre

“Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre”. 2 Corintios 9:7

Hermanos, estamos en la dispensación de “La Gracia”. El cambio de “La Ley” a “La Gracia”, en realidad es un cambio muy grande. De cumplir con requisitos, exigencias, ritos, etc., ahora todo lo hacemos por amor y agradecimiento a Dios por todas sus bondades; es decir que lo más importante aquí son nuestras actitudes. Ahora, en el versículo que estamos tratando, se nos dice que el acto de dar debe ser motivado y determinado por nuestro corazón. Lo que demos debe reflejar ese agradecimiento que sentimos hacia el Señor, y no sentirnos forzados por manipulaciones y presiones humanas. Si no has propuesto en tu corazón dar algo, es mejor que no lo des. Por mucho que sea lo que puedas dar, Dios no se agrada, si no cumple con lo establecido en su Palabra.

1 Corintios 16:1-2: "En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas."

No des con tristeza ni por necesidad. De acuerdo con esta Palabra, creo que estás perdiendo tu tiempo en lo que das, si en realidad te causa tristeza. Dar por necesidad, podría ser como dar con el propósito de recibir algo a cambio. Ese algo puede ser lo que mencioné al principio, algún beneficio, o algo que va a satisfacer alguna área de tu vida. Repito que en este caso es como si estuvieseis comprando algo.

Porque Dios ama al dador alegre. En realidad esto es lo que debemos perseguir con nuestra dádiva. Creo que aunque muchos digan que no, ser un dador alegre, es una parte bastante difícil de lograr. El dinero es algo muy necesario en nuestra vida y que generalmente se encuentra en grandes cantidades en pocas manos. El dinero es parte de nuestra vida, pues gastamos gran parte de ella, de nuestro tiempo, trabajando para ganar dinero para nuestro sustento en general. Por más que se diga, no es fácil desprenderse de lo que cuesta tanto trabajo conseguir y que escasea tanto. Aquí es donde el hermano cristiano podría medir hasta dónde ha crecido su fe. Tiene que ver cuál es la motivación que lo induce a dar, “para el Señor”. Si en realidad es para el Señor, no tiene que ser reconocido ni aplaudido por nadie; es una relación íntima entre usted y el Señor.

Cuando comiences a tratar de lograr esto, es decir, cambiar de cumplidor farisaico a dador alegre, verás que es como cuando ayunamos, que generalmente y al comienzo se nos hace difícil, pero no es imposible.

San Mateo 6:1-2: "Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos. Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa."

“Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”. San Mateo 6:3-4

Roguemos al Señor para que nos fortalezca y aumente nuestra fe, de tal manera que se establezca una intimidad mayor entre Él y nosotros; que podamos hacer nuestras aportaciones para el sostenimiento de su obra, por verdadera fe, con alegría y no por mera manipulación humana. Amén.

Pastor Álvaro Rolón​

Copyright 2017. LiberandoAlCautivo.com. All rights reserved.

 

LiberandoAl Cautivo.com​

​          Sirviendo a un Dios Vivo