LiberandoAl Cautivo.com​

​          Sirviendo a un Dios Vivo

​Mi opinión sobre el llamado “Jesucristo-boricua”

Copyright 2017. LiberandoAlCautivo.com. All rights reserved.

 

​Entiendo que el contenido de este artículo revolcará un avispero, pero ya es tiempo de hacerlo. Me propongo comentar sobre el caso del señor “José L. de Jesús Miranda”, su grupo y otros asuntos relacionados.
 Deseo señalar que este tipo de aberración religiosa se ha manifestado en diferentes épocas de la historia de la humanidad. Para los que conocemos la Palabra de Dios, esto no es nada nuevo, desconocido, ni nos sorprende. El evangelio según San Mateo 24:24 nos advierte sobre este fenómeno, y dice: “Porque se levantarán falsos cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán si fuere posible aún a los escogidos”. Si deseas leer otras citas bíblicas análogas, puedes ir a: San Mateo 7:15, 24:11; San Marcos 13:22; San Lucas 6:26; 2 Corintios 11:13; 2 Pedro 2:1; 1 Juan 4:1 y muchas otras.
 La doctrina, o lo que proclama esta organización religiosa, está expresada en forma clara, explícita, abierta. El que conoce las escrituras en verdad, difícilmente puede aceptar esta doctrina herética. Personalmente me preocupa más otras organizaciones religiosas, que mantienen sus dogmas y sus prácticas más camufladas u ocultas que las de este señor. Estas organizaciones manipulan a los creyentes en una forma más sofisticada que “Creciendo en Gracia”. Aunque es más difícil de detectar o descubrir lo que en realidad persiguen, hay algo que ninguno puede ocultar; ese algo es la ambición, el egoísmo, y en general, el materialismo del cual no se pueden apartar; la manipulación de la Palabra de Dios, para lograr que la gente dé más y más dinero. No pueden ocultar ni disimular esa codicia, esa ambición de grandeza a costa de hermanos de sincero corazón.
 Aunque otros ministros no se hacen llamar “Jesucristo” abiertamente, se autodenominan secretarios de las rentas internas del Reino de Dios. Creo que esta posición les interesa y atrae más que la del mismo “Jesucristo”. Esta posición les permite reclamar o exigir al pueblo cristiano el pago de los “taxes” del reino. Estos corresponden al 10% del sueldo bruto, más todos los diferentes tipos de ofrendas. Todo esto lo hacen manipulando porciones bíblicas, retornando a lo que establecía la ley de Moisés para el pueblo judío en el Antiguo Testamento. Cuando el señor “de Jesús” dice cualquier cosa a su congregación, ellos aplauden sin importar lo que sea. Exactamente ocurre lo mismo en muchas otras organizaciones religiosas, donde también aplauden cuando se pide lo que sea.
 Todo esto es como una plaga. Es un abuso, porque el que es manipulado no lo sabe, ni lo puede entender. Esto está causando gran daño en personas que de corazón desean servir al Señor, pero debido a toda esta manipulación, los mantienen  alejados, porque entienden la realidad de lo que está sucediendo.
 Hoy día se escucha por doquier los escándalos producidos por diferentes tipos de herejías, pero algunos “llamados” ministros, pastores y “apóstoles” permanecen calladitos ante la situación. Hay razones muy poderosas para que esto sea así.
 Debido a las razones expresadas anteriormente, algunos ministros hacen honor al refrán que dice que: “El que tiene el techo de cristal, no tira piedras al vecino”. Desean mantener protegido su techo de cristal con relación a la manipulación de escrituras que realizan para explotar financieramente al pueblo cristiano. Saben que este hombre, “de Jesús”, les podría retornar las piedras, que causarían daños a su techo de cristal.