LA GENEALOGÍA DE JESUS

Hace cerca de treinta años, recibí y acepté el llamado del Señor a mi vida. En ese tiempo, un amigo se acercó a mí y me dijo: “Álvaro, ¿tú sabes que Jesús no es el Mesías?” Le pregunté en qué basaba su afirmación. Me contestó: “Porque Jesús es hijo del Espíritu Santo y María. El Mesías tenía que ser de la raíz de David y María no era de la raíz de David, pero sí José”. Le contesté que todavía yo no sabía mucho de esas cosas, pero que eso no me apartaría de los caminos del Señor.

Al pasar los años recordé aquel comentario y decidí hacer un estudio sobre el tema. Comencé por el principio, cuando el hombre peca y Jehová pronuncia maldición sobre la serpiente por lo que había hecho.

“Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.” Génesis 3:15.

En el versículo anterior, Jehová se está refiriendo a su Hijo Jesucristo, quien vencería a Satanás.

Luego, en Génesis 3:16 dicta las consecuencias que tendrá que pagar la raza humana por su desobediencia.

A través de la Biblia, Jehová reafirma una y otra vez su promesa de un Salvador para la raza humana.

En las siguientes porciones bíblicas, encontrará algunas de las reafirmaciones sobre la promesa hecha por Dios a David: Salmos 89:3-4, 132:11; Isaías 61:1-2; Jeremías 33:15; San Mateo 1:20, San Lucas 4:20-21, 7:22, 9:35-37, San Mateo 28:6, 28:10; San Marcos 16:5-19; 2 Timoteo 2:8.

En los evangelios y en el resto de la Biblia podemos encontrar citas que se refieren a Jesús como descendiente de David según la carne.

“Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios, que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras, acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne.” Romanos 1:1-3.

“Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.” Apocalipsis 22:16.

En el evangelio de San Mateo, donde incuestionablemente se presenta la genealogía de José, se dice (1:16) que José era el hijo de Jacob. ¿En qué sentido entonces, podría Lucas llamar a José “el hijo de Elí”? “Jesús mismo al comenzar su ministerio era como de treinta años, hijo, según se creía, de José, hijo de Elí.” (San Lucas 3:23). Este fue el mensaje de parte de Dios para María: “Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre.” (San Lucas 1:31-32). Según el orden de generación natural, José no podía ser a la vez el hijo de Jacob y de Elí. Pero en el evangelio de San Lucas no se dice que Elí engendró a José; de manera que la explicación natural es que José era el yerno de Elí, quien al igual que José, era descendiente de David. El hecho de que (la palabra hijo no se encuentra en el griego, pero los traductores han hecho lo correcto al suplirla) estaría de acuerdo con el uso judaico inevitable que en el evangelio de San Lucas tenemos la genealogía de María, y que José era “hijo de Elí” porque se había desposado con la hija de Elí. En realidad San Lucas presenta la genealogía de María, cuyo padre Elí era descendiente de David.

Este tratado tiene como propósito aclarar que Jesús, el Cristo, el Mesías, fue descendiente natural de David. A través de este análisis queda demostrado que María era descendiente natural de David. Por esta razón, aunque Jesús no era hijo de José, por vía de María también era descendiente de David.

Pastor Álvaro Rolón

Ministerio Liberando al Cautivo, Inc.

Copyright 2017. LiberandoAlCautivo.com. All rights reserved.

 

LiberandoAl Cautivo.com​

​          Sirviendo a un Dios Vivo