LA MINISTRACIÓN FOGOSA


Todos hemos observado cuán fácil es lograr emocionar a la gente. En conciertos de música mundana, los asistentes y mayormente la juventud, pueden emocionarse de tal manera que inclusive hieren su propio cuerpo. Hacen cosas increíbles bajo este tipo de estímulo.

En la política y en otras áreas encontramos predicadores que logran lo que desean a través de su mensaje y principalmente de su estilo fogoso. Puedo seguir señalando ejemplos de diferentes formas de entusiasmar y lograr emocionar a las personas para obtener lo que se desea de ellos.

El asunto que en realidad deseo señalar es sobre el estilo de ministración fogosa en la iglesia, ya sea utilizando música movida, cánticos repetitivos, enfatizando la tonalidad, utilizando luces de diferentes colores, etc. Este estilo de ministración fogosa puede ser utilizado en la predicación también. Hay predicadores que con sólo sacarse dos o tres gritos, decir varias palabras en “lenguas”, brincar y dar varias patadas en el piso, hacer gestos drásticos con sus movimientos, sus manos, etc., y un par de puños en el atril, logran que la congregación caiga en “bendición”. ¿Será esa “bendición”, una verdadera bendición del cielo, o emoción de la carne? En ocasiones he pensado, ¿qué responderían las personas, si al terminar ese servicio se les pregunta, qué aprendieron? Cada cual debe escudriñar en su interior, ¿qué es lo que verdaderamente está sucediendo? ¿Qué es lo que está provocando esa animación, excitación, emoción o bendición? Creo que la duración de este estado anímico puede arrojar luz sobre las preguntas anteriores. ¿Qué sucede después de salir del templo? ¿Cómo te sientes al día siguiente, sientes el mismo entusiasmo, la misma “bendición”? Esto te puede ayudar a conocer qué es lo que en realidad está ocurriendo. Luego de haber hecho alguna “promesa de fe”, de haber dado alguna suma de dinero, cuando ya no estás bajo la influencia de este tipo de estímulo emocional, ¿sigues pensando que está bien lo que hiciste? ¿No te arrepientes de lo hecho?

Hermanos, las presiones sicológicas, estrés, ansiedad, y tantas situaciones opresivas y depresivas, etc., que experimentamos en nuestro diario vivir, nos guían a desear y a buscar algún tipo de escape o descanso. Debemos estar conscientes y no confundir lo emocional con lo espiritual. En las congregaciones, al igual que en el mundo, hay ministros que están conscientes de todo lo expresado anteriormente y se aprovechan de la iglesia de Cristo. Son especialistas en la manipulación de la sensibilidad del ser humano y su labor es mucho más fácil con el creyente. Disfruta, gózate, pero también cuídate. Quizás este mensaje no te agrade mucho y pienses que soy negativo, pero sólo deseo alertarte para que luego, cuando despiertes de la “bendición”, lo que te hayan sacado no te haga daño espiritual.

Que Dios te bendiga, te cuide y no te deje ser manipulado(a) por ministros ambiciosos e inescrupulosos.

El Cristianismo Ficticio

Es sorprendente ver la manera como están funcionando muchas iglesias cristianas hoy día. Muchas congregaciones funcionan como cualquier club social. Los miembros que pagan su cuota pueden disfrutar y participar en ministerios y actividades. La cuota es mayor que en los clubes seculares, se trata del 10% del ingreso bruto, más las diferentes ofrendas, “promesas de fe”, y otros. Los que pagan membresía, muchas veces lo hacen sabiendo que recibirán lo que ellos desean. Recibirán algún “name tag” (etiqueta con el nombre), con un título como, ujier, anciano, maestro, etc., etc. Los que cantan, podrán hacerlo para “el Señor”, siendo escuchados por la iglesia local, radio, televisión, Internet, etc. En cierto modo, esto es como funciona cualquier club: pagas membresía porque recibes ciertos beneficios o cosas que te agradan. En muchas iglesias, si no pagas la cuota, no podrás participar. Todo esto es muy diferente a la manera como la Palabra dice que la iglesia debe funcionar.

El Señor te puede llamar a un ministerio, pero si no te es posible aportar cierta cantidad de dinero, en algunas iglesias no te aceptarán, aunque el Señor te haya llamado. Es triste y digno de preocupación, ver cómo muchas iglesias cristianas se han comercializado, corrompiéndose. Todo lo que tienen en mente es dinero. Los pastores de otras iglesias que no están tan comercializadas, al ver los logros o “triunfos” de los pastores de algunas grandes congregaciones, comienzan a copiar algunas prácticas anti-bíblicas y a tratar de hacer las mismas cosas. En ocasiones, esos pastores de pequeñas iglesias, que quizás agradaban al Señor con lo que estaban haciendo, comienzan a crecer también. Ellos no pueden entender que ese crecimiento en membresía, y por supuesto, económico, tarde o temprano les será de condenación.

Deseo aclarar que no estoy en contra del progreso y crecimiento, sino de la forma como a veces se manipula. Es terrible ver cómo almas que han sido llamadas por el Señor, son echadas de las iglesias, debido al acoso económico. Repito que llegará el día que tendremos que dar cuentas al Señor sobre todo esto.

A veces pienso, ¿cómo podrán cumplir con sus responsabilidades muchas personas que viven en la Florida Central, recibiendo un sueldo mínimo por hora? Algunas con más suerte, ganan ocho o nueve dólares y tienen que pagar rentas caras y todos los demás gastos. Encima de todo eso, tenemos a la “iglesia” demandando el 10% de ese sueldo bruto. Muchos cristianos dejan de cumplir con algunos deberes para cumplir con “¿Dios?”, debido a la manipulación que los tiene acorralados. Estos han sido adoctrinados de tal forma, que inclusive en ocasiones incurren en deudas, para luego finalmente amargados, apartarse de la iglesia. Se olvidan que la Palabra nos exhorta a no contraer deudas, e igualmente nos dice que no prometamos lo que no tenemos. Aquellos ministros, algunos doctores, reverendos, continúan su vida holgada, disfrutando de la comodidad de su casa, automóviles, paseando por el mundo, etc. ¡Qué forma de tomar su cruz y seguirle!, ¡Qué sacrificio vivo!

¡Roguemos al Señor por misericordia!

Pastor Álvaro Rolón

Copyright 2017. LiberandoAlCautivo.com. All rights reserved.

 

LiberandoAl Cautivo.com​

​          Sirviendo a un Dios Vivo