Copyright 2017. LiberandoAlCautivo.com. All rights reserved.

 

LiberandoAl Cautivo.com​

​          Sirviendo a un Dios Vivo

                                                                                           LAS BENDICIONES DEL SEÑOR

La bondad de Dios se manifiesta de tal manera que, aunque le hemos faltado, Él siempre nos ha brindado la oportunidad de mantener una buena relación con Él. Progresivamente nos ha ido revelando la salvación que tiene para nosotros, hasta llegar a permitir que su Hijo Unigénito viniera a morir en una cruz, para ofrecernos salvación y vida eterna. Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro único y exclusivo Salvador, el Espíritu Santo entra en nosotros y hace morada para siempre. Ningún demonio puede penetrar nuestro cuerpo, porque ahí está el Espíritu Santo. Cuando nos descuidamos espiritualmente, los demonios pueden influenciar de diferentes maneras en nuestras mentes, y de ésto debemos cuidarnos.

Son innumerables las bendiciones que recibimos del Señor. Él ha puesto todo frente a nosotros, en bandeja de plata. La decisión de tomar o dejar lo que Él ha provisto para nosotros, es nuestra. Sólo tenemos que vivir una vida dedicada a Él y nuestra fe crecerá y seremos cristianos triunfantes. A mayor grado de fe, mayores serán nuestros logros, para la gloria y la honra del Señor.

Ahora mencionaré algunas de las tantas bendiciones de Dios para su pueblo.

Génesis 1:26-27 nos narra: "Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó."

Génesis 3:15 explica: "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar."

Génesis 3:21 nos cuenta: "Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió."

1 Pedro 2:9 expresa: "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable."

Romanos 8:16-17 nos recuerda: "El Espíritu mismo da testimonio a nuesro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con Él, para que juntamente con Él seamos glorificados."

Efesios 1:3-5 nos consuela: "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad."

Efesios 2:5-7 nos señala que: "Aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntament con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús."

San Marcos 16:17-18 profetiza: "Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán."

Isaías 53:4-5 certifica que: "Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados."

2 Corintios 8:9 dice: "Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos."

La voluntad permisiva de Dios

Hay casos especiales en los cuales Dios permite que nos sucedan cosas, aparentemente negativas, pero con un propósito positivo. Señalaré algunos ejemplos de lo que aquí me refiero:

Job 1:6-12. Aquí Satanás hace una petición a Jehová para zarandear a Job y Dios se lo permite.

San Lucas 4:1-13, nos presenta la narración de la tentación de Jesús. Esta era una parte de los obstáculos que Jesús tenía que pasar.

San Mateo 26:47-56, nos narra la traición y el arresto de Jesús por parte de Judas, junto a mucha gente con espadas y palos, de parte de los principales sacerdotes y de los ancianos del pueblo. En el versículo 53, el Señor dice: "¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles?". Jesús aquí nos muestra que esto sucede porque es permitido.

San Lucas 22:31-32. Nuestro Señor Jesucristo dijo a Pedro: "Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos." Aquí podemos entender claramente que Dios permitió que Pedro fuese zarandeado.

San Juan 11:1-44, contiene la narración sobre la resurrección de Lázaro. El punto que deseo señalar está en el versículo 4 que dice: "Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella." Aquí podemos entender con lujo de detalles, cuál fue el propósito de la muerte de Lázaro.

San Juan 9:1-44, cuenta el caso de la curación del ciego de nacimiento. Para los propósitos de este estudio, señalaré los versículos del 1-3: "Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí ¿Quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en el."

En los ejemplos anteriores, y si continuamos buscando, podríamos hallar algunos más. Podemos ver que pueden haber casos de situaciones que, aunque no las entendemos, podrían tener permiso de Dios, para que ocurran con un propósito específico. En el estudio que hice, titulado: "Las Pruebas y Tribulaciones del Cristiano", señalo una gran cantidad de citas bíblicas, que nos revelan cuál es la voluntad del Señor para nuestras vidas aquí en la tierra. Todo se podría resumir con la frase: "En el mundo tendréis aflicción."

Las Modas en la Iglesia

La gran mayoría de las iglesias se dedican a buscar cómo entretener a la gente. Siempre buscando cuál es la última moda o invento, para de esa manera mantener entusiasmados a los hermanos. Para quienes no entienden sobre qué estoy hablando, les presentaré algunos ejemplos:

La risa santa. En realidad no puedo comentar sobre esta locura, porque no sé de dónde la sacaron.

Las maldiciones generacionales. En uno de mis libros: "Jehová Jireh" o "En la Gracia", escribí bastante sobre ésto, porque en ese tiempo era el tema "super-seller". Hermanos, nosotros somos santos; Jesucristo nos lavó con su sangre; somos bendecidos, no maldecidos. Podría hablar mucho sobre este tema, pero sólo les digo que se olviden de eso.

La guerra espiritual. Con esto hay que tener mucho cuidado. Depende lo que se quiera expresar, es decir, cómo se define la guerra espiritual. En ocasiones he visitado congregaciones, que más que iglesias cristianas, parecen centros espiritistas. Como nos señala Efesios 6:11-17, debemos siempre estar preparados.

Los grupos judíos. Si los pastores y grupos religiosos supieran que la lucha de nuestro Señor Jesucristo, y luego del apóstol Pablo, fue precisamente en contra de los Judaizantes. La ignorancia bíblica es algo que reina en todos estos grupos. Si nuestro Señor luchó en contra de los Judaizantes, y Pablo continuó con esa lucha, entonces ¿quién será quien inspira a esta gente? Nosotros somos cristianos, no somos judíos; estamos en 'La Gracia", no estamos bajo "La Ley de Moisés"; Jesucristo nos liberó de la ley.

El evangelio de la prosperidad. Comienzo aceptando que, en la palabra de Dios encontramos gran cantidad de porciones bíblicas que prometen prosperidad en todas las cosas.

3 Juan 2: "Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma."

Yo creo en la prosperidad de la cual habla la Palabra de Dios. No creo en la prosperidad que predican algunos ministros, con la intención de entusiasmar a la gente, alentándolos a dar y dar dinero, o sea, les dice que deben "sembrar para luego cosechar". Usan citas bíblicas verdaderas, pero las tergiversan para manipular a la gente. A veces, ellos terminan millonarios y la gente sigue entusiasmada, esperando ser los próximos millonarios. La ambición de la gente es tanta, que aún los más inteligentes caen en este juego. La prosperidad que habla la Palabra de Dios es, que tengas lo necesario para vivir y algo más para ayudar al necesitado, no ser ricos ni millonarios. Podría darse el caso de que Dios bendiga a alguien en especial, de tal manera que se haga rico o millonario, pero con un propósito divino. El que se enriquezca mintiéndole al pueblo de Dios, tendrá que darle cuentas el Señor en su día.

Todo este tipo de aberraciones le encanta a la gente ignorante. Por estas razones, el libro de Oseas 4:6 dice: "Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento." Hermanos, pídale al Señor que les dé espíritu de discernimiento. La gente se aburre en la congregación que les quiere enseñar Palabra de Dios. Esto lo podemos comprobar en San Juan 6:22-66, en el gran discurso sobre el "Pan de Vida": "Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?" Luego, los versículos 66-67 dice: "Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él. Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros?" Esto no significa que a nuestro Señor no le importara que la gente se apartara de Él o no. Lo que debemos entender aquí es que el Señor no va a cambiar su mensaje por uno suave, para que no se vaya nadie. El Señor no va a enseñar lo que la gente quiera oír, sino lo que debe oír.

Por: Pastor Álvaro Rolón