Copyright 2017. LiberandoAlCautivo.com. All rights reserved.

 

LiberandoAl Cautivo.com​

​          Sirviendo a un Dios Vivo

  LA FURIA DEL TIEMPO

La angustia y el desaliento,
Unidos a la soledad,
Lograron con su maldad,
Forjar en mí, descontento.

No perdieron ni un momento,
Para herir mi pobre alma,
Robaron mi paz y calma,
Me llenaron de tormento.

Algo había aquí en mi, adentro,
Que me ayudó a luchar,
Me dio fuerzas para pelear,
Con Cristo tuve mi encuentro.

Álvaro Rolón







Cuando me llegue el momento,
De partir a su presencia,
Quiero hacerlo en reverencia,
Cual paloma sobre el viento.

Anhelo dejar memorias,
De una vida redimida.
Deseo que mi partida,
Sea en Cristo mi victoria.

Quiero que mucha alegría,
Desborden los corazones,
Y que en aquellos salones,
Se entone una melodía.

Tengo fe que en abundancia,
Se alabará a mi Señor,
Y Él derramará amor,
De su espíritu fragancia.

Hoy me siento preparado,
Y en su tiempo me despido,
Ruego a todos, mas les pido
No se aparten de mi amado.

Por: Álvaro Rolón
Copyright © 2004​

NOCHE TENEBROSA

Fue en una tarde

De terrible tempestad.
Las grises nubes preñadas,
Parieron horrendas lluvias.
Mi alma se llenó de angustia,
De una horrible ansiedad.


Truenos, relámpagos, vientos,
Hasta que llegó la noche.
Mi corazón muy triste,
Se sintió compungido,
Lleno de amargos recuerdos.
Comencé a meditar profundamente.


La noche se tornó larga,
Interminable, no podía dormir.
Pesadillas, sueños horribles,
Me destrozaron los nervios.
El día comenzó a acercarse,
Eso me tranquilizó un poco.


El nuevo día llegó,
De grandes esperanzas lleno.
Todo aquel cruel veneno,
Que me había torturado,
Se apartó de mi alma,
Y la vida continuó.

Álvaro Rolón



                                                                            ​DESPEDIDA​

         Poemas Cristianos 

ANHELOS

En el ruido apacible del viento,
Sentía que me susurrabas al oído.
Una dulce y grata sensación,
Que apenas podía percibir,
Se apoderó de mi.

Te acercaste y con ternura me tocaste.
Mi corazón henchido de placer,
Quería estallar.

Mi alma comenzó a desintegrarse,
Lentamente, no supe a dónde fue.
Mi espíritu fue sutilmente
Absorbido por el tuyo.

El placer fue inmenso, indescriptible
Sólo un corazón latía con un ritmo celestial.
Me sentí como en descanso eterno,
En el santuario de tus faldas.

El único pensamiento era infinito,
Trascendía la sabiduría
Y los misterios eternos.

Estaba en la gloria,
Me sentí unificado en Tí.

Comprendí que éramos Uno.
Uno…sólo Uno.

Por: Álvaro Rolón

Copyright © 2004

En este día especial

En este día especial,
se regocija mi alma
al sentir tu dulce calma,
tu ternura angelical.
Eres para mi especial,
tu amor ha llenado mi vida,
transformando mi alma herida,
en un valle de alegría.
Disfruto tu compania,
gozo y paz inmerecida.

Me siento muy agradecido,
por el amor del Señor,
que cual suave hermosa flor,
como un tesoro escondido,
en su amor me ha concedido,
conocerte y amarte,
quererte y respetarte.
Ante el Señor mi clamor,
que bendiga nuestro amor,
para quererte y honrarte.

Te confieso vida mia,
a ti mi amada, querida,
a ti dedico mi vida.
Añoro tu campania,
Siento mi alma vacia,
si no tengo tu calor,
me invade profundo dolor.
para siempre te amare,
nunca te olvidare
por siempre seras mi amor.

Autor : Álvaro Rolón