​¿Unidad o División?

Copyright 2017. LiberandoAlCautivo.com. All rights reserved.

 

LiberandoAl Cautivo.com​

​          Sirviendo a un Dios Vivo

​Creo que si se le pregunta a los cristianos, si creen que las divisiones son avaladas por la Biblia, todos contestarían que no. A ningún cristiano nos gustaría que existiesen divisiones en la iglesia del Señor. La realidad es que si buscamos bien en la Biblia, vamos a encontrar algunos pasajes que nos exhortan a apartarnos de otros hermanos, o grupos de hermanos.
Repito que todos deseamos la unidad, la paz y la "coinonía" cristiana, aunque sea en una congregación grande o pequeña. Ejemplos:
San Marcos 9:38-40: "Juan le respondió diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía. Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí. Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es."
San Mateo 18:20: "Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos."
Hebreos 10:25: no dejando de reunirnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca."
1 Corintios 1:10: "Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer."
San Judas 17-19: "Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos. Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu."
Nuestro Señor desea la unidad de su pueblo para derramar sus bendiciones, pero debido a la condición humana suceden muchas cosas desagradables. Por tanto, en ocasiones el propio Señor recomienda las divisiones. Esto lo podemos comprobar en las siguientes escrituras:
2 Pedro 3:15 dice: "Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación, como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dada, os ha escrito, casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras escrituras, para su propia perdición."
San Judas 3-4: "Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. Porque algunos hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo."
1 Corintios 11:19: "Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados."
1 Corintios 5:11: "Mas bien os escribí que no os juntéis con ninguno que llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aún comáis."
1 Corintios 5:13b: "Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros."
2 Timoteo 4:14-15: "Alejandro el calderero me ha causado muchos males; el Señor le pague conforme a sus hechos. Guárdate tú también de él, pues en gran manera se ha opuesto a nuestras palabras."
1 Corintios 5:1-5: "De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre. Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción? Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.
2 Tesalonicenses 3:14-15: "Si alguno no obedece a lo que decimos por medio de esta carta, a éste señaladlo, y no os juntéis con él, para que se avergüence. Mas no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a hermano."
1 Timoteo 1:3-7: "Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora. Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, de las cuales cosas desviándose algunos, se apartaron a vana palabrería, queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman."
Amós 3:3: "Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo?"
Romanos 16:17: "Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos."
Tito 3:10-11: "Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación deséchalo, sabiendo que el tal se ha pervertido, y peca y está condenado por su propio juicio."
2 Tesalonicenses 3:6: "Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que os apartéis de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros."
La Palabra de Dios nos advierte enfáticamente, que debemos cuidarnos de muchos engañadores, que se mueven dentro del pueblo de Dios, queriendo dañar nuestra fe. Algunos actúan así, en obediencia a su líder Satanás, que ha venido a engañar, a matar y a destruir. Debemos tener mucho cuidado de, a quién escuchamos y obedecemos. Ahora estudiaremos algunas porciones bíblicas que nos alertan sobre esta situación.
2 Corintios 11:13-15: "Porque estos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras."
Gálatas 1:8: "Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema."
1 Timoteo 4:1-3: "Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad.
San Mateo 24:4-5: "Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán."
San Mateo 24:11: "Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos."
San Marcos 13:22-23: "Porque se levantarán falsos Cristos y faltos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos. Mas vosotros mirad; os lo he dicho todo antes.
La gran mayoría de las divisiones que existen en el pueblo de Dios, se debe al egoísmo y el amor al dinero. La Palabra nos expresa claramente que junto con la verdadera iglesia del Señor, se mueve gran cantidad de ministros fraudulentos; que su único objetivo es obtener bienes materiales, engañando al pueblo de Dios. Les presentaré sólo algunas citas bíblicas sobre este asunto, porque en realidad son muchas.
San Mateo 6:24: "Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas."
San Mateo 13:22: "El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa."
San Marcos 10:23: "Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!"
San Marcos 10:25: "Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios."
1 Timoteo 6:17: "A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos."
1 Timoteo 6:10: "porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores."
Si hacemos un análisis de la razón para que exista tanta división y confusión en la iglesia del Señor, podremos encontrar que casi siempre todo esto es causado por falsos: Cristos, profetas, apóstoles, pastores y maestros. La Palabra del Señor nos advierte, una y otra vez, que debemos cuidarnos de estos falsos ministros. Paso a señalar algunas porciones bíblicas que certifican lo dicho anteriormente:
2 Timoteo 4:3-4: "Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas."
San Mateo 7:15: "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces."
2 Pedro 2:1a: "Pero hubo también faltos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros."
2 Pedro 2:3: "y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas."
1 Juan 4:1: "Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo."
San Mateo 24:24: "Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aún a los escogidos."
A través de toda la Biblia encontramos diferentes ejemplos de la ambición, codicia, etc., de ministros y personas que se acercan al pueblo de Dios en busca de ganancias materiales. Estas personas con su elocuente oratoria, su vocabulario, y a veces realizando falsos milagros y promesas, logran engañar a gran parte del pueblo de Dios. Esto ha sucedido a través de toda la historia bíblica.
En Números 22:5-31:16, Deuteronomio 23:45, Josué 13:22-24:10, Nehemías 13:2, Miqueas 6:5, 2 Pedro 2:15, Judas 11, y Apocalipsis 2:14, encontramos la historia del adivino Balaam. En Números 31:16, la Palabra nos aclara que por dinero, Balaam le aconsejó a Balac que enviara sus mujeres a juntarse con los hombres israelitas. Balaam sabía que cuando los israelitas cometieran ese pecado, recibirían castigo de parte de Jehová. De esa manera, Balac, rey de Moab, los podría vencer.
En el Nuevo Testamento encontramos varias historias que dejan al descubierto la ambición y el amor al dinero, de algunas personas en la iglesia.
En Hechos 8:14-24, los apóstoles imponían las manos sobre los samaritanos y recibían al Espíritu Santo. Cuando Simón el mago vio lo que sucedía, le ofreció dinero a Pedro y a Juan, para que le permitieran tener el mismo poder.
Hechos 8:20-24: "Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero. No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete, pues de esta tu maldad, y ruega a Dios, si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón; porque en hiel de amargura y en prisión de maldad veo que estás. Respondiendo entonces Simón, dijo: Rogad vosotros por mí al Señor, para que nada de esto que habéis dicho venga sobre mí."
En el libro de San Mateo, nuestro Señor Jesucristo se dirige a escribas y fariseos de la siguiente manera:
San Mateo 23:23: "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino y dejáis lo más importante de la ley, la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello."
Este es el único lugar en el Nuevo Testamento que se habla de diezmar como tal. El mismo mensaje se encuentra también en San Lucas 11:42. En esta escritura debemos entender que Jesús no se está dirigiendo a sus seguidores. Él está dirigiéndose a escribas y fariseos, y les llama ¡hipócritas! También vemos que se está refiriendo a la ley y no a sus nuevas enseñanzas. No debemos olvidar que los escribas y fariseos seguían bajo la ley de Moisés y no obedecían a nuestro Señor. Por esta razón, Jesús les dice que tenían que continuar diezmando y cumpliendo con toda la ley.
La palabra diezmo está en San Lucas 18:9-14, contenida en la "Parábola del fariseo y el publicano". En esta parábola, el Señor Jesús señala la hipocresía del fariseo, porque éste indica su acto de diezmar como algo que lo hace superior ante el publicano.
En el libro de Hebreos 7:1-10, se nos recuerda el caso cuando Abraham le da el diezmo del botín de guerra a Melquisedec. La Palabra de Dios no menciona momento alguno en que Abraham diezmara de sus propiedades, ni antes, ni después de esta ocasión. Muchos ministros, al entender que no es muy prudente seguir cobrando diezmos usando la ley de Moisés, entonces manipulan este caso.
Fue ardua la lucha de nuestro Señor Jesucristo y del apóstol San Pablo en contra de los judaizantes. Encontramos en Gálatas 5:12-13, que San Pablo se expresa diciendo:
"¡Ojalá se mutilasen los que os perturban! Porque vosotros hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros."
Finalizo este estudio, sugiriendo a todo ministro que haga un análisis de su ministerio, recordando lo siguiente:
San Mateo 7:21-23, el versículo 23 dice: "Y entonces les diré: Nunca os conocí; apartaos de mí hacedores de maldad."
 
Pastor Álvaro Rolón